La elaboración de los productos CICLA2 se separa en dos grandes etapas.

La primera etapa es la recolección, limpieza y desinfección, y posterior selección de las cámaras de neumáticos para ser utilizadas como materia prima. Esta etapa es la esencia de CICLA2, o sea, colaborar con el saneamiento del medioambiente.

La recolección se realiza en gomerías y en los residuos sanitarios de la ciudad, para con lo que se cuenta con la aprobación de la Dirección de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Balcarce.

La limpieza y desinfección de las cámaras se lleva a cabo en diferentes pasos del proceso de elaboración. Luego de la primera limpieza, los patrones únicos de cada cámara producidos por su uso quedan expuestos, y en ese momento, se hace la selección de las cámaras en buen estado que van a ser utilizadas como materia prima.

La segunda etapa es la manufacturación de los productos propiamente dichos. La metodología que se emplea es similar a los procesos productivos de la marroquinería artesanal. La gran diferencia es que se utiliza una materia prima recuperada que demora más de 500 años en degradarse, evitando la  contaminación y gasto energético que conlleva la creación de nuevas materias primas. Dentro del proceso de manufactura se realizan las tareas de diseño de las piezas, corte con moldes y ensamble de las partes, costura y abrillantado de los productos, y su posterior empaque.

De esta forma, los productos CICLA2 colaboran con el cuidado del medioambiente dándole una segunda oportunidad a un material destinado a ser descartado, disminuyendo la cantidad de residuos del ambiente. Por otro lado, cada CICLA2 es un producto único y exclusivo por utilizar una materia  prima con patrones irrepetible generada por la historia del andar de cada vehículo. Además, los productos están hecho integramente con mano de obra Argentina.